¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en la educación?

By Aitana

agosto 24, 2017 Tecnologia Sin Respuestas

La tecnología es algo que está avanzando a pasos agigantados. Esta revolución se está implantando cada vez más en todos los organismos tanto públicos como privados pues la mayoría de instituciones están acelerando el proceso de digitalización e incluyéndolo en su rutina de trabajo.

 

La tecnología también ha influido en el entorno educativo. La manera de enseñar en los colegios y la manera con la que los profesores se gestiona aspectos como el horario, el listado de alumnos o incluso la dinámica de las clases, está cambiando por completo.

En la actualidad, la mayoría de colegios hacen uso de los recursos tecnológicos en sus aulas para facilitar el proceso de aprendizaje como las pizarras interactivas o los ordenadores portátiles. Especialmente en el caso de los estudiantes más pequeños – como las guarderías o escuelas infantiles – los esfuerzos se concentran entre estas edades ya que queremos asegurarnos de que crecen y aprenden de manera favorable. Lo último en tecnología educativa es la creación de una app para escuelas infantiles con la que el profesor puede tener un mayor control de cada uno de los alumnos y los padres pueden estar informados en todo momento sobre las actividades académicas de sus hijos.

nuevas tecnologías en la educación

Imagen: pixabay.com

Sin duda, la tecnología influye en la educación y facilita que el proceso de aprendizaje sea mucho más efectivo. Poder contar con este tipo de recursos nos ofrece una nueva panorámica del mundo educativo con grandes ventajas.

 

La comunicación

Uno de los principales focos en los que se centran los colegios es que la comunicación entre alumnos y profesorado sea fluida e inmediata para así estar informados en todo momento sobre las actividades académicas que tienen que realizar o simplemente conocer alguna nota informativa a través del correo electrónico, plataformas educativas como los campos virtuales o las nuevas apps para escuelas.

 

Mayor interés y eficiencia

Actualmente, los niños y adolescentes son nativos digitales por lo que la incorporación de las tecnologías en el ámbito académico puede ser muy beneficioso. Los alumnos serán más productivos y mostrarán un mayor interés en los aspectos académicos que estén relacionados con la tecnología.  De esta forma, los alumnos serán más eficientes a la hora de realizar sus actividades pues la tecnología les incentiva y pueden llegar a establecer un vínculo entre lo que es didáctico y lo que es lúdico.

El trabajo de los profesores también cobra un mayor interés por su atractivo con las nuevas tecnologías pues muchas de los procesos se puede optimizar y así podrán dedicar ese tiempo a otras áreas como la formación, que dará beneficios a largo plazo tanto al profesorado como a los alumnos.

 

Flexibilidad

Uno de los otros grandes beneficios de las tecnologías en el ámbito educativo es la flexibilidad ya que se adapta a cada uno de los perfiles del alumnado. Los estudiantes pueden ir a ritmos distintos sin que el profesorado pierda tiempo. Por ejemplo, aquellos alumnos que tengan una capacidad de aprendizaje más rápida pueden tener a su disposición contenidos adicionales y los que necesiten reforzar algún área podrán tener contenidos académicos de apoyo.

Esto también da lugar a la flexibilidad que tienen los alumnos para consultar material didáctico sin tener que moverse de casa. La biblioteca sigue siendo un lugar lleno de conceptos y lecciones por descubrir pero la tecnología también nos ofrece una forma de aprender mucho más dinámica y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *