Arreglando lo que otro hizo mal con el coche

By Andres

julio 14, 2017 Proyectos Sin Respuestas

Si compraste un coche usado, debes enviarlo a una revisión general para que te den un diagnóstico completo de las verdaderas condiciones en las que recibes el mismo. Ten presente que el vendedor no te va a dar un reporte completo de lo que hizo o dejó de hacer mientras era su posesión.

No todos tienen el buen hábito de realizar el mantenimiento oportuno según lo que especifican los fabricantes, seguramente en función de ahorrarse ese tipo de gastos. Lamentablemente, lo que termina ocurriendo es que se perjudican ciertas partes del sistema automotriz, a veces de manera silenciosa, y cuando se sabe el daño puede ser grave.

Por otra parte, están los que utilizar repuestos de mala calidad, bien sea que fueron engañados o conscientemente se decantaron por los más baratos a expensas de que no fueran muy buenos. El riesgo que se corre al utilizar piezas poco confiables es que al cabo de poco tiempo ya están fallando nuevamente y en el peor de los casos perjudican otras partes.

Cuando compras un coche usado suele ser una caja de pandora, no sabes con qué sorpresas te puedas encontrar en el camino. Y que ocurra en el peor momento, como puede ser en un lugar solitario, o en medio de la noche, cuando andas apurado, o si estás resolviendo una emergencia. Es por ello que, lo más sensato es descubrir oportunamente a qué te estás enfrentando.

Algunos compradores piden a sus mecánicos de confianza hacer un chequeo antes de concretar la compra, pero lo cierto es que ese análisis suele ser muy superficial, así que tan solo podrán corroborar si las condiciones son aceptables y no hay gravedad aparente.

Qué hacer después de comprar un coche usado

Como se mencionó anteriormente hay que llevarlo a una revisión profunda y completa. Que te digan todo lo que ven irregular, a partir del cual, realizar un plan de optimización. La lista puede estar clasificada de acuerdo a la urgencia o vulnerabilidad. Por ejemplo, si son los frenos u otro sistema que ponga en riesgo directo la seguridad, lo sensato es darle prioridad. Pero si se trata de algo de carrocería u otra parte no tan delicada, podrá esperar un tanto más.

Para que esa optimización no resulte tan cara, está bien optar por repuestos usados pero de calidad. Expertos aseguran que es mejor emplear piezas de segunda mano que sean originales en perfecto estado, en lugar de nuevas pero de marcas blancas poco reconocidas o con mala reputación. En todo caso, existen los directorios virtuales como http://www.tudesguace.com/ en donde es factible solicitar presupuesto de recambios de desguaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *